#9 Competidores de Ethereum, inversores institucionales y compradores de punks

Las soluciones de smart contracts de Layer 1 están atrayendo la atención de inversores. DeFi intenta hacer lo mismo y VISA se compra un jpg.

Bienvenido al número 9 de Carbono Insights. Somos Carbono, firma de asesoría especializada en criptomonedas, y gestores del fondo Abacus Carbono. Con Carbono Insights buscamos ayudar a las personas a familiarizarse y estar al día sobre criptomoneda desde todos los ángulos posibles. Nos encantaría escuchar tus comentarios. Escríbenos a team@carbono.com o búscanos en Twitter: somos @carbono_com, @raulmarcosl y @mrubio.

Sol, Luna, Terra, Cosmos…

Es posible que hayas notado algunos nombres poco familiares entre los héroes de la semana: Solana, Terra, Avalanche, Cosmos... Algunos de los activos con mejor rendimiento en los rankings de rentabilidad no son sospechosos habituales. Junto a los NFTs, que todavía están on fire, nos encontramos con un grupo de proyectos con crecimientos significativos en valoración. La popularidad reciente de estos activos va más allá del desempeño individual de cada proyecto. Veamos por qué.

Solana, Terra, Cosmos, Avalanche, Polkadot, Near,... son proyectos han sido etiquetados como "ETH Killers". Son plataformas de contratos inteligentes de Layer 1 que han diseñado sus virtudes como soluciones a algunos de los problemas que enfrenta Ethereum, a saber, la velocidad de las transacciones y las altas tarifas.

Repasemos lo que está pasando: una introducción a los términos (¿Smart qué? ¿Layer qué?) , una breve aproximación histórica, nuestra visión de lo que está pasando y un intento de predicción para el futuro.

Veamos qué quiere decir eso de plataformas de smart contracts de Layer 1.

Layer 1

En el ecosistema descentralizado, una red Layer-1 se refiere a una cadena de bloques, mientras que un protocolo Layer-2 es una integración de terceros que se puede utilizar junto con una cadena de bloques Layer-1. (Gemini).

Las soluciones Layer 1 y Layer 2 son dos formas diferentes de aumentar el rendimiento de las cadenas de bloques. La cantidad de transacciones que ocurren en Ethereum, Bitcoin, etcétera, sigue siendo extremadamente pequeña en comparación con la de las finanzas tradicionales.

Las soluciones de Layer 1 son blockchains diferenciadas, diseñadas , mientras que las soluciones de Layer 2 son protocolos que trabajan sobre blockchains existentes y las hacen más eficientes.

Imagina una blockchain como la venta de entradas para un concierto. Una venta de entradas realizada en una única ventanilla, donde solo se puede pagar en efectivo, las entradas se imprimen en el acto y se entregan en papel... es decir, imagina que volviéramos a los 90. Se formaría una enorme cola frente a la taquilla, llena de gente frustrada bloqueando las calles.

Un enfoque de Layer 1 para aligerar la cola pasaría por rediseñar la taquilla para que fuera lo más rápida posible: espacios más grandes, más personas atendiendo, pagos con tarjeta de crédito, wallets móviles...

Un enfoque de Layer 2 podría ser enviar a vendedores acreditados a acercarse a la gente en la cola para anotar nombres y direcciones de los compradores y venderles pagarés que luego convertiría en entradas en la taquilla principal para enviarlas por correo.

Solana, Terra, Cosmos...pertenecerían a la categoría de “diseñadores de taquillas”.

Smart contracts

Los smart contracts son programas autoejecutables, escritos en código, que se agregan a una blockchain y que ejecutan operaciones cuando se cumplen ciertas condiciones. Son un paso más hacia la descentralización. Gracias a ellos, diferentes actores pueden interactuar sin conocerse ni depender de un tercero, ya que los términos y condiciones de su relación están escritos en código de manera transparente e inmutable, y se ejecutan de forma automática.

Un ejemplo algo simplón: imagina que necesitas un logo para tu nuevo negocio que quieres abrir. Si pudieras expresar la relación profesional con el hipotético diseñador en una secuencia de pasos programables, esta relación se podría escribir en un smart contract que desbloqueara pagos a lo largo del camino.

  • Paso 1. Cliente y diseñador firman un contrato digital donde se establece el precio del diseño final y se define el cronograma. El importe acordado se almacena en una wallet intermedia, donde ni el diseñador ni el cliente pueden tocarlo.

  • Paso 2. El cliente proporciona una descripción detallada de la actividad empresarial, las necesidades de diseño (un logotipo para un sitio web, para papelería...) y una serie de referencias visuales.

  • Paso 3. El diseñador entrega 3 propuestas iniciales en el tiempo establecido, por ejemplo una semana. Un pago inicial del 15% se desbloquea automáticamente cuando las imágenes se envían.

  • Paso 4. Si el cliente no queda satisfecho, podría finalizar la relación y recuperar el 85% restante. Pero si la entrega es satisfactoria, aceptaría la presentación y desbloquearía otro 15%.

  • Paso 5. A continuación, el cliente elige una de las tres propuestas y proporciona un listado de cambios en forma de checklist.

  • Paso 6. El diseñador realiza los cambios y marca todas las casillas

  • Paso 7. El cliente confirma que los cambios fueron realizados satisfactoriamente y solicita otros cambios adicionales, dentro del plazo aprobado. O, por el contrario, cancela el trabajo y recupera el importe restante. Si decide seguir adelante, se desbloquea otro 20%. Ya se habría abonado la mitad del proyecto.

  • Paso 8. El diseñador entrega la versión final con los cambios. Si el cliente queda feliz, se finaliza el pago al completo automáticamente.

El ejemplo está un poco pillado por los pelos. El diseño gráfico está lleno de complejidad y subjetividad , y el factor humano prevalece. Y además, si alguna de las partes decidiera comportarse de forma fraudulenta, podría hacerlo de muchas maneras. Pero se entiende la idea, ¿no? El diseño de un logotipo no es un proceso que se pueda dividir fácilmente en pasos que una máquina pudiera verificar. Pero un intercambio de tokens o un préstamo sí puede serlo, siempre que haya un ecosistema a prueba de manipulaciones dándole soporte. Y así es como nació DeFi.

Un poco de historia sobre smart contracts

Bitcoin inventó la forma de transmitir valor digitalmente entre partes que no se conocen entre sí e inventó el dinero programable. Pero el protocolo limitó deliberadamente muchas funcionalidades con el objetivo de minimizar los problemas. Ethereum tomó el camino del dinero programable y lo llevó hasta sus últimas consecuencias, dando a los desarrolladores la máxima libertad.

Ethereum fue la primera generación de plataformas de contratos inteligentes. Luego vendría el resto.

Pronto surgieron otros proyectos, que intentaban desafiar el liderazgo de Ethereum. EOS o Tezos son dos ejemplos de una segunda generación de plataformas de smart contracts. EOS recaudó $4B en 2018, en mitad de la fiebre de las ICOs, de manos inversores ansiosos por encontrar a quien contestara el liderazgo de Ethereum. Tezos nació implementando la minería Proof of Stake, que lo hacía más eficiente energéticamente que Ethereum. Pero el tiempo ha pasado y ninguno ha podido hacer mella en la autoridad de Ethereum. Los dólares de EOS no fueron lo suficientemente buenos para construir la cultura, la comunidad y la inercia que es el secreto del éxito de Ethereum. Tezos tampoco tuvo éxito, aunque a día de hoy su propuesta de valor encaja mejor que nunca, ya que brinda una alternativa más ecológica para las industrias de los NFT y DeFi. En cualquier caso, la aplicación más interesante para los smart contracts en su día eran las ICO, que terminaron siendo una burbuja que estalló pronto y que no necesariamente requería más de lo que Ethereum podía proporcionar.

Fast forward hasta 2020 y 2021. DeFi y los NFTs se están convirtiendo en industrias por sí mismas, creciendo en cifras, comunidad y titulares, consumiendo recursos. Los defectos de Ethereum salen a la superficie, especialmente en un momento alcista. Axie se vio obligado a construir su propia blockchain para escapar de las prohibitivas tasas de Ethereum, y una vez que lo hicieron, su negocio floreció. La nueva propuesta de valor de los proyectos de smart contracts Layer 1 ya no es solo una mejora técnica en abstracto: se traduce en dinero, en tiempo, en experiencia de usuario. La tercera generación de plataformas de contratos inteligentes sube al escenario.

Solana afirma que puede manejar 65,000 transacciones por segundo (TPS), mientras que Bitcoin solo puede cerrar 7 y Ethereum 30, y las tarifas en su blockchain son proporcionalmente más pequeñas. Las aplicaciones de DeFi sobre Terra están en auge gracias a su moneda estable, el UST y a los proyectos DeFi construidos a su alrededor (Mirror Finance, Anchor). Avalanche lanzó recientemente un programa de incentivos para la minería de liquidez de $180 millones, el protocolo Near ha visto su aumento de precio después de la integración con Filecoin... Todos los proyectos tienen derecho a sentirse orgullosos de sus progresos.

¿Qué está pasando ahora?

Estamos en 2021. Los inversores son cada vez más expertos y están cada vez más hambrientos. Los problemas de Ethereum son notorios, y hay razones para creer en estas alternativas de smart contracts más allá de simplemente creerse la moda. La tecnología ha llegado, y el momento es mucho más propicio que en 2017-2018. El círculo virtuoso de proyectos, fondos y talento está en marcha, impulsando el rendimiento de los activos subyacentes (SOL, LUNA, DOT...). Cada nuevo anuncio realizado por cualquiera de estas plataformas de contratos inteligentes de tercera generación atrae la atención de los inversores que buscan la mejor alternativa a Ethereum. La tendencia incluso está afectando a los activos de segunda generación, como la ADA de Cardano, que aún no ha implementado contratos inteligentes reales (bueno, tal vez algunos inversores no sean tan inteligentes).

¿Qué pasará en el futuro?

Esa narrativa de los ETH Killers es probablemente solo otro ejemplo de este discurso sensacionalista y maximalista que a algunas personas en cripto tanto les gusta. Si bien es cierto que los muros que defienden a Ethereum son más pequeños ahora, el proyecto todavía goza de muy buena salud. Y además la llegada de Ethereum 2 promete traer soluciones a los problemas más acuciantes. Su combinación de tecnología, comunidad, cultura, proyectos excitantes y mejoras en el horizonte es un logro muy singular. Y añadamos su historia a la mezcla, porque Ethereum ha sobrevivido y aprendido de sucesivas crisis, desde tecnológicas hasta la de reputación, que lo convierten en un veterano curtido en mil batallas.

Además, otra característica de estas soluciones de smart contracts de Layer 1 es la interoperabilidad. Constantemente están construyendo puentes que conectan las diferentes piezas de Lego de la criptoeconomía de maneras que beneficiarán a los usuarios finales y mejorarán la experiencia.

Cripto sigue siendo solo una mota de polvo en el ecosistema financiero global. Habrá espacio para muchos proyectos mientras toda la industria siga creciendo. Y a medida que las cosas evolucionen, se necesitará más especialización. Es de esperar que la seguridad de Ethereum, la velocidad de Solana, la interoperabilidad de Cosmos, sus respectivas comunidades de desarrolladores y usuarios y su columna vertebral cultural jueguen un papel importante en hacer que los beneficios de las criptomonedas se abran al mundo entero.

⬡ Six Angles

Seleccionamos seis temas para ilustrar los diferentes ángulos a través de los cuales aproximarse al mundo cripto. Seis, como el número atómico del carbono. Podrían ser docenas, pero nos pasaríamos una vida escribiendo.

Finanzas corporativas | Cripto en el balance

Coinbase anunció recientemente la compra de $500 millones en criptomoneda para su tesorería y su compromiso de usar el 10% de todas las ganancias (y probablemente un porcentaje mayor en el futuro) para continuar comprando. En el momento del anuncio, con su informe del segundo trimestre todavía caliente en nuestras manos, ese 10% habría significado $160 millones adicionales en este trimestre. El mix de la inversión no se ha revelado, pero el anuncio oficial mencionaba BTC, ETH y tokens de DeFi.

La presencia en cripto en los balances sigue siendo anecdótica desde una perspectiva global. La decisión de Coinbase es un pasito de bebé más en la adopción corporativa de criptomonedas. Hay solo algunos nombres famosos: Microstrategy, que recientemente aumentó su cartera de BTC $177M, alcanzando $5,3B en su valoración actual. O Tesla, que rompió el mercado en abril cuando realizó su compra estelar de $1.5 mil millones. Pero a su lado apenas hay más que empresas nativas más pequeñas.

Los fondos de inversión, por otro lado, son los mayores gestores de bitcoin entre los inversores institucionales actualmente. Grayscale por sí solo tiene más del 3% del suministro de Bitcoin, administrando 654,600 BTC (por un valor de $32 mil millones). Un estudio de Buy Bitcoin Worldwide analiza la inversión institucional en cripto.

Si/cuando

La historia de la inversión corporativa en criptomonedas probablemente esté comenzando. Si/cuando otras empresas comienzan a adoptar cripto en sus balances, la subida puede ser/será enorme. Coinbase es la primera empresa nativa de criptomonedas que ha llegado a Wall Street, pero ¿qué pasará si/cuando la próxima gran empresa, como Circle o Gemini, haga lo propio? Y en el frente los fondos, Grayscale y compañía todavía son pioneros: otros pueden que los sigan/ les seguirán. Tesla es el primer gran nombre que invierte en criptomonedas. ¿Qué le puede pasar a BTC si/cuando otras compañías del Fortune 500 se unen a ellos?

La entrada de empresas como Microstrategy, Tesla o Grayscale a finales de 2020, principios de 2021 tuvo un poderoso efecto psicológico. Le abrieron las puertas a todos aquellos inversores que querían entrar, pero no se atrevían a romper el hielo.

2. Regulación | La descentralización como arma

En episodios anteriores...

En los últimos días de julio, la administración de Biden se peleó con las criptomonedas. El gobierno presentó un proyecto de ley de 2 trillones de dólares destinado a renovar las infraestructuras estadounidenses, físicas y digitales. Y en las disposiciones adicionales donde los legisladores definen de dónde esperan obtener el dinero para financiarse, apuntaron a las criptomonedas.

El problema no era el qué, sino el cómo. La industria respondió rápida y consistentemente: estamos de acuerdo con pagar impuestos, pero la ley no tiene sentido, impone una responsabilidad excesiva a las personas equivocadas y puede matar la innovación en EEUU. La regulación quería imponer obligaciones de información fiscal a los brokers. Y la definición de broker era demasiado superficial y no reflejaba el complejo panorama de roles en el espacio cripto. ¿Son brokers los desarrolladores? ¿Los mineros, los exchanges, los usuarios de DeFi... ?

Devolvemos la conexión, porque podríamos pasarnos todo el día recapitulando, y hay muchos resúmenes excelentes por ahí (incluido el nuestro).

Han pasado ya algunas semanas y hay cosas que se ven más claras desde la distancia. Detrás del aparente desorden y la inconsistencia, parece haber una clara intención que emerge del comportamiento de los reguladores. El Departamento del Tesoro, que estaba moviendo los hilos todo el tiempo, tenía un objetivo claro en mente: controlar DeFi. La senadora Elizabeth Warren había presionado activamente a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

En una carta a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, Warren destacó los riesgos de las monedas estables y DeFi: “DeFi se refiere a un rincón del mercado de criptomonedas altamente opaco y de rápido crecimiento que permite a los usuarios participar en una variedad de actividades financieras, incluidos préstamos, deuda y derivados para aprovechar el apalancamiento, sin un intermediario como un banco. Dado que los participantes y los desarrolladores de proyectos pueden permanecer en el anonimato, DeFi podría presentar riesgos de estabilidad financiera particularmente graves". Crypto Laws, Lobbying & Activism: The Time Has Come For DeFi to Get Serious About D.C

Y el comportamiento parece coherente con otras declaraciones de funcionarios gubernamentales: Gary Gensler, presidente de la SEC, también ha hablado abiertamente sobre la necesidad de regular DeFi.

Tiene sentido. Son malos tiempos para ser regulador. La descentralización debe parecerles aterradora. El mismo proceso que elimina la necesidad de confianza entre las partes, desdibuja las líneas y diluye la responsabilidad. ¿Cómo se detiene un protocolo? ¿Cómo se prohíbe un proyecto incorpóreo y sin fronteras hecho de líneas de código? ¿Cómo persigues a un equipo remoto con cuentas bancarias y equipos que cruzan fronteras tan fácilmente como el viento? Y mientras no regulas, hay todo un sistema financiero que se está construyendo sin tu supervisión (o tu interferencia).

3. Gaming | Play-to-earn

Cobrar por jugar videojuegos ha sido el sueño de todos los niños desde 1990, y la realidad para algunos afortunados YouTubers y streamers en la última década. Hoy en día el gaming es una fuente de ingresos real para miles de personas, especialmente en el sureste de Asia y América del Sur, gracias principalmente a Axie Infinity.

El negocio del juego no ha hecho más que crecer en las últimas décadas, devorando porciones cada vez mayores de la atención y el tiempo libre de las personas y desafiando sectores más tradicionales como el cine o el deporte. Los modelos de negocio de los videojuegos también han evolucionado a gran velocidad, desde la compra de juegos físicos reales, hasta todo lo que puede suceder dentro de Steam, y el mundo de las compras in-game. Y luego está esa zona gris donde los videojuegos se comportan como juegos de azar (por ejemplo, las loot boxes) o donde las personas crean un mercado negro de objetos virtuales como escudos o espadas.

La criptoeconomía está proporcionando una infraestructura que permite que todas estas actividades y modelos de negocio se desarrollen en el mismo lugar, de una manera cómoda y sin fricciones. Y ha añadido un ingrediente secreto: la distribución de la riqueza. Los usuarios ahora pueden ganar tokens dentro de un juego y, sin salir del ecosistema, convertirlos en dinero que puedan gastar. Play-to-earn es una realidad. Probablemente no sea ese sueño de color de rosa que se le presenta a la gente cuando escuchan la expresión por primera vez (aquella en la que solo obtienes dinero gratis por divertirte), pero ciertamente es un gran paso evolutivo en el progreso del metaverso.

"En este momento, existe una oportunidad económica en gran parte sin explotar en los mercados emergentes para crear puestos de trabajo mediante la construcción de una economía virtual en el mundo digital", dice Andreessen Horowitz en el post donde anunciaron su inversión de $4.6 millones en Yield Guild Games. Llamarlo economía virtual no es descabellado. Las empresas de juegos que quieran aprovechar la nueva ola deben convertirse en ecosistemas completos: un poco de fintech, un poco de red social, un poco de plataformas de compras...y desarrolladores de videojuegos.

4. KYC | Binance

Binance incorporó recientemente los requisitos de KYC a todos los usuarios de su plataforma. KYC significa Know Your Customer (conoce a tu cliente) y es un proceso de verificación de identidad que los reguladores exigen a muchos proveedores de servicios, especialmente en el sector financiero, como una forma de prevenir delitos como el blanqueo de capitales. Binance históricamente se había mantenido fiel a su papel de rebelde contra el sistema y había eludido el KYC, al menos parcialmente. Pero en los últimos tiempos, la presión regulatoria motivó algunos cambios de política interna. Hasta hace unos meses, los usuarios podían retirar hasta 2 BTC (~$80,000) sin proporcionar ninguna identificación personal. La cantidad se redujo a 0.06 Bitcoin por día a fines de julio, con un valor aproximado de $2,400 en el momento en que se estableció el umbral. Hoy esa cantidad se ha reducido a cero y los usuarios tendrán que proporcionar una identificación válida si quieren operar en la plataforma.

Binance ha sido una fuente inagotable de noticias en los últimos meses. Los países se turnan para prohibir algunas de sus actividades, banco tras banco levantan barreras para evitar que sus usuarios compren criptomonedas, altos ejecutivos entran y salen de la empresa tratando de tomar el volante en la actual agitación regulatoria. El fundador Changpeng Zhao ha expresado claramente su intención de cooperar con las autoridades y convertir Binance en una plataforma totalmente respetable y compatible con la ley, pero muchos dudan de Binance vaya a ser capaz de cumplir los requisistos de los reguladores. Los cambios que va realizando Binance están escribiendo la hoja de ruta de los requisitos que los reguladores quieren imponer a los intercambios centralizados.

5. NFT | VISA compra un CryptoPunk

Los CryptoPunks son los NFTs más conocidos y valiosos, y la última compra noticiable de uno de ellos no ha venido de un acaparador anónimo, un famoso como JayZ, Gary Vee o algún otro personaje con una consonante en lugar de un apellido. Se trata de una empresa, y nada menos que VISA.

Una compañía de tarjetas de crédito se ha comprado un jpg por $150,000. ¿Por qué?

"Lo primero de todo, queríamos aprender", dice Cuy Sheffield, experto en criptografía interno de VISA, en el post donde VISA explica la medida.

Lo que hacemos es habilitar el comercio seguro, somos la red que funciona para todos, y eso se extiende a las nuevas formas de comercio digital que facilitan el acceso. Por lo tanto, no es sorprendente que estemos pensando seriamente en este espacio y en cómo podemos aplicar nuestra experiencia para permitir pagos digitales seguros y sin problemas para hacer que el comercio NFT sea accesible y utilizable para compradores y vendedores. (...) De cara al futuro, estamos trabajando en algunos conceptos y asociaciones nuevos que respalden a los compradores, vendedores y creadores de NFT. Esperamos poder compartir más en los próximos meses.

Es divertido pensar que VISA tuvo que comprar ETH antes de poder comprar su punk.

Después de la venta, los punks tuvieron un día agitado. Se vendieron 90 punks en solo una hora.. La compra de VISA puede ser un momento histórico para la empresa, pero también envía una señal poderosa sobre los propios punks. Probablemente se estén convirtiendo en la inversión más segura posible en este nuevo rincón del arte digital, porque están escribiendo la historia de NFT.

6. DeFi | Aave o Metamask para inversores institucionales

Bitcoin todavía no ha entrado en los balances de las empresas ni en las carteras de los fondos de inversión, y ya hay otro tren importante saliendo de la estación. El Q2 Marktes Observations de Gemini, la empresa de custodia, señala que desde finales de 2020 hasta el final del segundo trimestre de 2021, el dominio de Bitcoin en la capitalización de mercado ha bajado de más del 70% a menos del 45%, con los ETH y los tokens de DeFi más que duplicando su precio.

Las instituciones financieras tradicionales que se suban al tren DeFi cuanto antes probablemente disfrutarán de la misma ventaja de ser los primeros que vimos con aquellos que adoptaron Bitcoin durante sus primeros años. El futuro de las finanzas es DeFi, y los inversores institucionales no deben perder el tren dos veces en menos de dos décadas. Why institutional investors cannot afford to ignore DeFi.

DeFi permite a los early adopters obtener rendimientos de capital que superan los de las finanzas tradicionales, a través de protocolos y plataformas descentralizados como Uniswap, Aave o Compound y productos y servicios como los préstamos, el liquidity mining o el staking.

Aave anunció recientemente el próximo lanzamiento de Aave Arc, su rama de servicio DeFi de para inversores institucionales. Aave es un protocolo de código abierto y sin custodia que permite obtener intereses sobre depósitos y préstamos de activos. Metamask, la wallet con más de 5 millones de usuarios activos mensuales, está promocionando intensamente su solución Metamask Institutional. Docenas de empresas están calentando al en la banda, esperando que los inversores institucionales estén preparados.

Si hay algún tema que quieres que abordemos, escríbenos a team@carbono.com, o búscanos en Twitter como @carbono_com, @raulmarcosl o @mrubio en Twitter.

Recuerda que también tienes una versión de Carbono Insights en inglés.

Si te ha gustado este número de Carbono Insights, compártelo. Y comparte tus preguntas y sugerencias con Carbono en team@carbono.com, o a través de Twitter: @carbono_com, @raulmarcosl and @mrubio.